Mostrando entradas con la etiqueta Artículos de opinión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Artículos de opinión. Mostrar todas las entradas

9 de octubre de 2013

LAMPEDUSA Y LA DIGNIDAD EUROPEA

*
por Eduard Sagarra Trias
*
Ante el drama colectivo que acaba de producirse en Lampedusa, con la muerte o desaparición de mas de 400 personas que, de origen eritreo o somalí, buscaban asilo o simplemente sobrevivir, el Papa Francisco, no ha tardado ni 12 horas en calificarlo como “una vergüenza “y el Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon como “una llamada de atención a la comunidad internacional".

No se necesita saber mucha geografía ni política para constatar que Lampedusa es Italia y que Italia forma parte de la Europa del bienestar, baluarte en todo el mundo de los derechos y valores de las personas, de todas, y de la garantía de su dignidad, dentro y fuera de la Unión Europea.

Si la Unión Europea y sus miembros tienen corresponsabilidad estatal y en el mercado interior, en el comercio internacional, y sobre aspectos esencialmente económicos, como la crisis bancaria, la prima de riesgo, el control del déficit, cabe preguntarse si también sus estados, autoridades son corresponsables colectivos y estatales de un  trato “humano y digno a las personas", aunque no sean ciudadanos de la Unión Europea. 

En pleno 2013,(siglo XXI) no es admisible que Europa y los 28 Estados miembros miren distraidamente hacia el cielo o se escuden o excusen su omisión en los presupuestos, en la crisis bancaria, en las burbujas inmobiliarias, o en la ley de cada Estado que castiga la ayuda a los irregulares, para no implicarse en la defensa de la dignidad de las personas inmigrantes, asiladas o refugiadas,que buscan una esperanza de vida en la Europa de la “Champions League”.

La dignidad no es sólo un valor moral o religioso, forma parte de nuestro ordenamiento jurídico y su defensa es la base de la convivencia y debe de protegerse adecuadamente a todas las personas sin distinción de nacionalidad credo o posición social.
Nuestra Constitución 1978 así lo señala en el artículo 10.1, y cabe recordar que es el primer artículo de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, integrada en el Tratado de la UE, el que reza: “La dignidad humana es inviolable. Ha de ser respetada y protegida”.

La dignidad por lo tanto nos conduce a la corresponsabilidad de Europa, a la Unión, a la de sus Estados y también a quienes legitimamos sus gobiernos, es decir, los ciudadanos, de la Unión y en la Unión.

Lampedusa, Melilla, el estrecho de Gibraltar o Canarias no son puntos geográficos, son dramas humanos de aquellos a quienes sólo les queda por perder su vida. Debemos afrontar y solucionar colectivamente esta situación, que irá a más, para no seguir avergonzándonos como ciudadanos europeos que aspiramos a ser defensores de los derechos humanos.

Eduard Sagarra Trias
Presidente de la Asociación para las Naciones Unidas en España
Abogado  Socio Roca Junyent; Profesor de Esade

20 de noviembre de 2009

CARTA OBERTA A UN AMIC: SOBRE LA LLENGUA, LA CULTURA I LA PÀTRIA /CARTA ABIERTA A UN AMIGO: SOBRE LA LENGUA, LA CULTURA Y LA PATRIA

També enviada al Gabinet de la Presidència del Govern d'Espanya amb data del 28-11-2009) amb el text previ que segueix: /
Enviada también al Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España con fecha 28-11-2009) con el texto previo que sigue a continuación:

Señor Presidente,

como ciudadana catalana y española he podido comprobar a lo largo de mi vida las dificultades que tiene mi país para entender y compartir lúcida y respetuosamente el sentimiento de much@s de sus ciudadan@s en lo que refiere al eterno malentendido entre diversidad cultural (lingüística...) y sentimiento nacional (patrio).

Quisiera con estas líneas, que he dirigido a un amigo mío, también catalán, contribuir a arrojar algo de luz sobre esta viciada y lamentable polémica cuya desaparición tant@s habíamos esperado con la muerte de Franco y que, tristemente, ha permanecido entre nosotr@s como su más pernicioso legado.

Concebí esta carta en mi lengua materna y, por respeto al original, se la envío en catalán. Sigue a la versión original la traducción que yo misma he hecho al español, que también es lengua mía, si bien no materna.

Agradecería encarecidamente que transmitiera esta carta a tod@s l@s ministr@s de España y que hiciera extensiva su difusión a cuantos organismos e instituciones oficiales pudiera hacerla llegar.

Cordialmente,

Anna Rossell
http://annarossell.blogspot.com/

P.D.: La carta está publicada (primero en catalán y a continuación en español) en mi blog de literatura: La tertulia literaria de Anna Rossell, en la dirección que consta bajo mi nombre, con el título: Carta oberta a un amic: sobre la llengua, la cultura i la pàtria / Carta abierta a un amigo: sobre la lengua, la cultura y la patria. Y puede leerse pinchando la etiqueta Cuestiones de lengua. También se la envío en un archivo adjunto para facilitar su difusión. Agradecería muchísimo una respuesta por su parte y que, caso de publicarse en algún medio de comunicación, me lo hicieran saber oportunamente.

(A continuación del texto catalán sigue su traducción al español)

Català:

El Masnou, 16-11-2009


Estimat amic,

no t’he contestat al moment i a corre-cuita perquè el que em plantejaves en el teu últim correu -la resposta teva a aquell discurs d’en Quim Monzó, que jo t’havia enviat- demanava una mica més de calma que el temps que empro d’habitud quan despatxo els correus urgents. El que volia explicar-te no era urgent, però exigia reflexió i un esperit temperat i assossegat capaç de plantejar amb claredat idees i argumentacions.

Aquestes línies no pretenen ser tant una resposta a les teves, sinó més aviat un aclariment més matisat d’aquelles que jo, ràpidament, t’havia escrit quan et vaig enviar el discurs d’en Monzó i que molt probablement van ser mal enteses o, més segur encara, poc explícites per part meva, perquè aquelles sí que te les havia enviat a corre-cuita. Dic que no gosen ser cap resposta perquè el sentiment que tu vesses en el teu correu és un sentiment que és i convé acceptar tal qual. Contra aquest sentiment, com contra cap altre, no hi pot haver resposta. Les coses són com són i s’ha acabat.

Però sí que m’agradaria esplaiar-me una mica sobre el tema per fer més entenedor el meu de sentiment respecte a aquest altre tema que també ens acosta a tu i a mi. Voldria començar tornant a plantejar la idea, a partir de la qual se n’ha derivat tot el demés:
Jo deia que el concepte “literatura catalana” calia entendre’l com “literatura escrita en català”, perquè –deia- no és el mateix que “literatura de catalans”. D’això se’n desprenia (malgrat que no ho deia) que podia haver-hi catalans que escrivissin en una altra llengua que no fos el català i això no volia dir que no se sentissin catalans en un altre sentit (conec algun alemany que ho sent així). Jo al·ludia al rebombori que (com tan sovint, avui per A, demà per B) s’havia creat arran dels termes “literatura catalana” quan, fa un any, la catalana va ser la literatura convidada a la Fira del Llibre de Frankfurt. A mi m’indignava que, una altra vegada, es tornés a barrejar política i literatura i es tallés de socarrel la llibertat humana de sentir la pàtria allà i en allò més íntim per a ell@. Per posar un exemple, jo em remetia a Kafka del qual deia: “ningú no dubte, en canvi, que els textos de l’autor txec siguin ‘literatura alemanya’ “. Per a mi és evident, l’autor és txec o, millor dit, un hereu de l’Imperi Austro-Hungarès, ell, però, escrivia en alemany. Com cal adjectivar, doncs, la seva literatura? La literatura, que per definició és feta de lletres, que al seu torn composen paraules i frases, és a dir, l’essència de la qual és el llenguatge escrit i que fa servir una llengua determinada, cal adjectivar-la tot remetent-se a la llengua que empra, crec jo. I així ho creuen, en general, aquell@s que tracten amb literatura. A ningú se li ocorreria incloure Vladimir Nabokov dins del capítol de la literatura russa, ni considerar els textos de Joseph Conrad com literatura polonesa. I és que l’adjectiu “català(na)” o “alemany@”, etc. poden ser entesos en dos sentits diferents: “de nacionalitat catalana”, “de nacionalitat alemanya”, o bé, “escrit en llengua catalana” o “escrit en llengua alemanya”, etc. I és que no té per què coincidir la nacionalitat (ni el sentiment individual de la nació a la qual hom pertany) amb la llengua que el mateix individu empra per a expressar-se. Ja n’hem vist alguns exemples a dalt. Però posant més exemples encara, em sembla prou clarificador pensar en molts països de l’Àfrica subsahariana: quantes llengües coexisteixen en un mateix país? Quants països comparteixen alguna mateixa llengua? I és per aquest motiu que a cap africà subsaharià se li acudiria pensar mai que “país” és sinònim de “llengua (única)”, perquè no estan acostumats a pensar en termes de monocultura dins d’un mateix país. Jo crec que és aquesta la raó per la qual la major part d’africans subsaharians tenen tanta facilitat per aprendre llengües i la raó per la qual el que veuen / senten davant seu i al seu voltant és una persona o persones, un grup de gent que parla en una llengua determinada, i reaccionen immediatament pensant que aquesta és la llengua que ha de parlar ell@. I a l’inrevés, precisament exactament el contrari és el que succeeix amb altra gent, que no ho entenen d’altra manera que com a sinònim: una llengua determinada = una nació determinada, i només una. Jo crec que aquesta és la causa que impedeix als governants del govern central d’Espanya entendre la possibilitat d’un país amb moltes cultures diferents. Els és impossible d’imaginar, no ho comprenen.

Evidentment el tema no és gens senzill, sobre tot perquè les sensibilitats, els sentiments són molt complexos i posar claredat en qüestió de sentiments mai no ha estat fàcil.

Hi ha una frase, que es cita molt, de Wilhelm von Humboldt, que diu que “la vertadera pàtria de l’ésser humà és la llengua”. Hi estic absolutament d’acord. No tant perquè PENSI que té raó, sinó perquè ho SENTO així en el més profund de la meva persona. És clar que cal aclarir: quan Humboldt deia “pàtria” no es referia tant a aquest concepte en el sentit d’afiliació i pertinença a un país determinat del qual se’n té carta de ciutadania, sinó que es referia a aquell lloc on l’ésser humà se sent “a casa”, allò que toca més profundament la seva intimitat, el lloc que ha servit de gresol de les seves emocions, dels seus sentiments, de la seva història (que no té per què coincidir amb la història que s’ha proclamat oficial o, millor dit, que, per definició, mai no coincideix amb ella). Humboldt la va encertar de ple. I és per això que les qüestions de llengua aixequen tanta polseguera, però les raons se’ns escapen, la llengua remet a l’inconscient, i això ho intuïa -ho sabia- Humboldt molt abans que Freud.

El tema al voltant del qual escric ara mateix té molt a veure amb un complex temàtic més ample que és aquest de la cultura. Demanar a algú: "d’on et sents?" ve a ser el mateix que demanar-li: "quina consideres que és la teva cultura?" On posem els límits per definir la nostra cultura? Quan dic “nostra” vull dir “nostra” no com a grup, sinó cada individu: on poso jo els límits per definir la meva cultura? És possible fer-ho? Ho considero molt difícil. I això entronca amb una afirmació que feies tu en la teva resposta: tu escrivies que jo –malgrat que no ho deia de manera explícita- ben segur que pensava que qui se sent català no pot sentir-se universal, una cosa així, deies. No sé què et pot haver portat a interpretar-me així, res més lluny del meu sentiment i del meu enteniment. Precisament pel fet que considero que és impossible posar límits a LA CULTURA, també n’estic convençuda que sentir-se d’un lloc (sigui aquest lloc gran, mitjà, petit o enorme) no té res a veure amb estar obert a altres llocs. La pàtria, al meu entendre, no és una qüestió de mida. Jo sempre he entès aquesta qüestió com un dibuix dialèctic, que els romàntics alemanys tenien molt clar: per poder viatjar cal saber d’on parteixes. Viatge i arrels són dos conceptes que conviuen en una relació dialèctica. El viatge –allunyar-se de les terres pròpies- en el romanticisme era considerat essencial per a la formació de l’ésser humà complert. Però el viatger, que deixava les terres pròpies, era molt conscient de les seves arrels, se sentia molt d’un lloc concret. No, mai no he pensat ni per un moment que sentiment de catalanitat (o de qualsevol altre àmbit cultural) estigui renyit amb universalitat. Ben al contrari. Tu n’ets un bon exemple, com tanta altra gent.

No sé si amb tot això he aclarit coses o si encara he embolicat més la troca, espero que no. Si encara te’n queden ganes, fa temps que vaig escriure un article on m’estenc més sobre aquest últim punt de la cultura. Si t’abelleix, pots trobar-lo al meu blog: http://annarossell.blogspot.com/2009/03/emine-sevgi-ozdamar.htm . Duu el títol: Manifestaciones poéticas de la identidad en la literatura de autores neoalemanes: ¿A qué llamamos literatura intercultural? Es tracta d’una conferència que vaig donar en el marc d’un congrés.

Bé, ja veus, a mi em passa tot sovint: m’hi poso pensant: li escriuràs quatre ratlles i em surt la Bíblia. Ja em perdonaràs... .

Una forta abraçada,

Anna

Resposta aclaridora a la resposta:
Segueixes donant-li voltes i més voltes, perquè el tema dóna per moltes voltes, i em dius que "és molt habitual que la 'progresia' d'abans i d'ara interpreti com a sinònims 'catalanisme' i 'localisme', d'una banda, i 'curt d'horitzons', d'una altra." Com et deia, per a mi "la llengua és la vertadera pàtria de la gent" i entenc la llengua no com una frontera (com un obstacle) per a la comunicació amb algú, sinó com una eina d'apropament, l'única eina que pot fer ponts per acostar persones. I sovint penso que com més minoritària és la llengua en qüestió, més serveix com a eina d'apropament, quan el que no la té com a llengua materna, la parla. Són les persones més sensibles les que ho fan. Tinc bastants amics alemanys i britànics que viuen a Catalunya i parlen un català fluid i fins i tot impecable (algun@s fins i tot no han après mai l'espanyol), i coneguts de les mateixes procedències culturals que també viuen a Catalunya des de fa molts anys i, en canvi, no el parlen mai. Entre ambdós grups hi ha, sensiblement parlant, un abisme. Fixa't que per a referir-me al primer grup t'he dit: "amics" i per al·ludir al segon he escrit "coneguts". Aquesta és la abismal diferència. No és poc. Personalment penso, com et deia també a la carta, que això de les llengües i de les cultures no és definible "per la mida". Una llengua NO és més important perquè la parli més quantitat de gent, en tot cas pot ser més útil per a segons quines coses, però mai més important. Allà on hi ha una llengua hi ha una pàtria (en el sentit de Humboldt), hi ha un individu amb una cultura i una idiosincràsia. I una llengua és valuosa en tant que la parla un ésser humà. Encara que sigui "només" un ésser humà qui la parli.

I seguirem...

Una abraçada,

Anna

***

CARTA ABIERTA A UN AMIGO: SOBRE LA LENGUA, LA CULTURA Y LA PATRIA
(Enviada también al Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España con fecha 28-11-2009) con el texto previo que sigue a continuación:

Señor Presidente,

como ciudadana catalana y española he podido comprobar a lo largo de mi vida las dificultades que tiene mi país para entender y compartir lúcida y respetuosamente el sentimiento de much@s de sus ciudadan@s en lo que refiere al eterno malentendido entre diversidad cultural (lingüística...) y sentimiento nacional (patrio).

Quisiera con estas líneas, que he dirigido a un amigo mío, también catalán, contribuir a arrojar algo de luz sobre esta viciada y lamentable polémica cuya desaparición tant@s habíamos esperado con la muerte de Franco y que, tristemente, ha permanecido entre nosotr@s como su más pernicioso legado.

Concebí esta carta en mi lengua materna y, por respeto al original, se la envío en catalán. Sigue a la versión original la traducción que yo misma he hecho al español, que también es lengua mía, si bien no materna.

Agradecería encarecidamente que transmitiera esta carta a tod@s l@s ministr@s de España y que hiciera extensiva su difusión a cuantos organismos e instituciones oficiales pudiera hacerla llegar.

Cordialmente,

Anna Rossell
http://annarossell.blogspot.com/

P.D.: La carta está publicada (primero en catalán y a continuación en español) en mi blog de literatura: La tertulia literaria de Anna Rossell, en la dirección que consta bajo mi nombre, con el título: Carta oberta a un amic: sobre la llengua, la cultura i la pàtria / Carta abierta a un amigo: sobre la lengua, la cultura y la patria. Y puede leerse pinchando la etiqueta Cuestiones de lengua. También se la envío en un archivo adjunto para facilitar su difusión. Agradecería muchísimo una respuesta por su parte y que, caso de publicarse en algún medio de comunicación, me lo hicieran saber oportunamente.

(Traducción al español de Anna Rossell)

Querido amigo

no te he respondido a vuelta de correo porque lo que me planteabas en tu última carta -tu respuesta a aquel discurso de Quim Monzó, que yo te había mandado- reclamaba más calma que el tiempo que empleo habitualmente cuando despacho los correos urgentes. Lo que quería explicarte no era urgente, pero exigía reflexión y un espíritu temperado y sosegado, capaz de plantear con claridad ideas y argumentaciones.

Estas líneas no pretenden ser tanto una respuesta a las tuyas, sino más bien una aclaración más matizada de aquellas que yo, rápidamente, te había escrito cuando te envié el discurso de Monzó y que muy probablemente entendiste mal o, más probablemente aún, fueron poco explícitas por mi parte, porque aquellas sí que te las había mandado a vuelta de correo. Digo que no pretenden ser una respuesta porque el sentimiento que tu viertes en tu carta es el sentimiento que es, y conviene aceptarlo tal cual. Contra este sentimiento, como contra ningún otro, no puede haber respuesta alguna. Las cosas son como son y no hay más.

Pero sí me gustaría extenderme un poco sobre este tema para hacer más comprensible mi sentimiento al respecto. Quisiera empezar planteando de nuevo la idea, a partir de la cual se han derivado todas las demás:

Yo decía que el concepto "literatura catalana" convenía entenderlo como "literatura escrita en catalán", porque -decía- no es lo mismo que "literatura de catalanes". De ahí se desprendía (si bien no lo decía) que podía haber catalanes que escribieran en otra lengua que no fuera el catalán y ello no significaba que no se sintieran catalanes en otro sentido (conozco algún que otr@ alemán@ que lo siente así. Yo aludía al revuelo que (como sucede tan a menudo, hoy por H, mañana por B) se había levantado a raíz de los términos "literatura catalana", cuando, hace un año, la catalana fue la literatura invitada a la Feria del Libro de Frankfurt. A mí me indignaba que, una vez más, se volviera a mezclar la política con la literatura y se cortara de raíz la libertad humana de sentir la patria allí y en aquello más íntimo para el ser humano. Por poner un ejemplo, yo me remitía a Kafka, de quien decía: "en cambio, nadie pone en duda que los textos del autor checo sean 'literatura alemana' ". Para mí es evidente: el autor es checo, o mejor dicho, es un heredero del Imperio austro-húngaro, pero él escribía en alemán. ¿Cómo debemos pues adjetivar su literatura? La literatura, que por definición está hecha de letras, que a su vez componen palabras y frases, es decir, cuya esencia es el lenguaje escrito y que utiliza una lengua determinada, conviene adjetivarla remitiendo a la lengua que utiliza, creo yo. Y así lo creen, en general, aquell@s que tratan con la literatura. A nadie se le ocurriría incluir a Vladimir Nabokov dentro del capítulo de la literatura rusa, ni considerar los textos de Joseph Conrad como literatura polaca. Y es que el adjetivo "catalán@" o "aleman@" pueden ser entendidos en sentidos distintos: "de nacionalidad catalana", "de nacionalidad alemana", o bien, "escrito en lengua catalana" o "escrito en lengua alemana", etc. Y es que no tiene por qué coincidir la nacionalidad (ni el sentimiento individual de la nación a la que un@ pertenece) con la lengua que el mismo individuo emplea para expresarse. Ya hemos visto algunos ejemplos de esto más arriba. Pero para añadir aún más ejemplos de lo que digo, me parece clarificador pensar en lo que sucede en muchos países de África subsahariana: ¿cuántas lenguas coexisten en un mismo país? y es por esta razón por lo que a ningún africano subsahariano se le ocurriría pensar ni por un momento que "país" es sinónimo de "lengua (única)", porque no están acostumbrados a pensar en términos de monocultura dentro de un mismo país. Yo creo que esto explica el hecho de que la mayoría de africanos subsaharianos tienen tanta facilidad para aprender lenguas y creo que ésta es la razón por la cual lo que ell@s ven / sienten delante suyo y a su alrededor es una persona o personas, un grupo de gente que habla en una lengua determinada, y reaccionan inmediatamente pensando que ésta es la lengua que debe hablar él / ella. Y al contrario sucede que otra gente -actuando y sintiendo justamente al revés- no son capaces de entender estos dos conceptos de otro modo que como sinónimos: una lengua determinada = una nación determinada, y sólo una. Yo creo que ésta es la causa que impide a nuestros gobernantes del gobierno central de España entender la posibilidad de un país con muchas culturas diferentes. Les resulta imposible imaginarlo. No lo comprenden.

Evidentemente el tema no es nada sencillo, sobre todo porque las sensibilidades, los sentimientos son muy complejos, y poner claridad en cuestión de sentimientos nunca ha sido fácil.

Hay una frase, que se cita mucho, de Wilhelm von Humboldt, que dice que "la verdadera patria del ser humano es la lengua". Estoy absolutamente de acuerdo con él. No tanto porque PIENSE que tiene razón, sino porque lo SIENTO así en lo más profundo de mi persona. Claro que conviene aclarar: cuando Humboldt dice "patria" no se refiere tanto a este concepto en el sentido de afiliación y pertenencia a un país determinado del que se tiene carta de ciudadanía, sino que se refería a aquel lugar donde el ser humano se siente "en casa", aquello que toca más hondamente su intimidad, el lugar que ha servido de crisol de sus emociones, de sus sentimientos, de su historia (que no tiene por qué coincidir con la historia que se ha proclamando oficial, o mejor dicho, que, por definición, nunca coincide con ella). Humboldt dio de lleno en el blanco. Y es por ello por lo que las cuestiones de lengua levantan tantas ampollas, pero las razones se nos escapan: la lengua remite al subconsciente, i esto lo intuía -lo sabía- Humboldt mucho antes que Freud.

El tema sobre el que te escribo ahora tiene mucho que ver con un complejo temático más amplio que es el de la cultura. Preguntarle a alguien: "¿de dónde te sientes?" viene a ser lo mismo que preguntarle: "¿a qué cultura perteneces?" ¿Dónde ponemos los límites para definir nuestra cultura? Cuando digo "nuestra" quiero decir "nuestra", no como grupo, sino cada individuo: ¿Dónde pongo yo los límites para definir mi cultura? ¿Es posible hacerlo? Lo considero muy difícil. Y esto entronca con una afirmación que hacías tú en tu respuesta: tú escribías que yo -si bien no lo decía de un modo explícito- seguro que pensaba que quien se siente catalán no puede sentirse universal -algo parecido afirmabas-. No sé qué puede haberte llevado a interpretar así mis palabras, nada más lejos de mi sentimiento y de mi entendimiento. Precisamente por el hecho que considero que es imposible poner límites a LA CULTURA, también estoy convencida de que sentirse de un lugar (sea éste grande, mediano, pequeño o enorme) no tiene nada que ver con estar abiert@ a otros lugares. La patria, según yo la entiendo, no es una cuestión de tamaño. Yo siempre he entendido esta cuestión como un dibujo dialéctico, que los románticos alemanes tenían muy claro: para poder viajar es necesario saber de dónde se parte. Viaje y raíces son dos conceptos que conviven en una relación dialéctica. El viaje -alejarse de las tierras propias- en el romanticismo era considerado esencial para la formación completa del ser humano. Pero el viajero, que dejaba atrás las tierras propias, era muy consciente de sus raíces, se sentía de un lugar muy concreto. No, nunca he pensado ni por un momento que el sentimiento de catalanidad (o de cualquier otro ámbito cultural) esté reñido con la universalidad. Al contrario. Tú eres un buen ejemplo de ello, como tanta otra gente.

No sé si con todo esto he aclarado las cosas o si aún las he liado más, espero que no. Si aún te quedan ganas, hace tiempo escribí un artículo donde me extiendo sobre este último punto de la cultura. Si te apetece, puedes encontrarlo en mi blog: http://annarossell.blogspot.com/2009/03/emine-sevgi-ozdamar.htm
Lleva el título Manifestaciones poéticas de la identidad en la literatura de autores neoalemanes: ¿A qué llamamos literatura intercultural? Se trata de una conferencia que di en el marco de un congreso.

Bueno, ya ves, a mí me sucede a menudo: me pongo a la labor pensando: le escribirás unas líneas y me sale la Biblia. Espero que sepas perdonarme... .

Un fuerte abrazo,

Anna

Respuesta aclaradora a tu respuesta:
Sigues dándole vueltas y más vueltas, porque el tema da para muchas vueltas, y me dices que "es muy habitual que la 'progresía' de antes y de ahora interprete como sinónimos 'catalanismo' y 'localismo', por un lado, y 'corto de horizontes', por otro". Como te decía, para mí "la lengua es la verdadera patria de la gente" y entiendo la lengua, no como una frontera (como un obstáculo) para la comunicación con alguien, sino como una herramienta de acercamiento, la única herramienta que puede construir puentes para acercar a las personas. Y a menudo pienso que, cuanto más minoritaria es la lengua en cuestión, más sirve como herramienta de acercamiento, cuando el que no la tiene como lengua materna, la habla. Son las personas más sensibles las que lo hacen. Tengo bastantes amig@s aleman@s y británicos que viven en Cataluña y hablan un catalán fluido e incluso impecable (algun@s hablan sólo catalán y nunca han aprendido el español, por ejemplo), y conocidos de las mismas procedencias culturales que también viven en Cataluña desde hace muchos años y, en cambio, no lo hablan nunca. Entre ambos grupos hay, sensiblemente hablando, un abismo. Observa que para referirme al primer grupo digo: "amigos" y para aludir al segundo escribo: "conocidos". Ésta es la abismal diferencia. No es poco. Personalmente pienso, como te decía también en la carta, que esto de las lenguas y de las culturas no es definible "por la cantidad". Una lengua NO es más importante porque la hable un mayor número de gente, en todo caso puede ser más útil para según qué cosas, pero nunca es por ello más importante. Donde haya una lengua hay una patria (en el sentido de Humboldt); hay un individuo con una cultura y una idiosincrasia. Y una lengua es valiosa en tanto que la habla un ser humano. Aún que sea "sólo" uno el ser humano que la hable.

Seguiremos...

Un abrazo,

Anna

13 de noviembre de 2009

DE QUÉ COJEA EL PAÍS

Huérfanos de sentido común
(Título del artículo, no es el comentario de la foto)
Miquel Bonet (derecha), con Xec Marquès (julio, 2008)
Por Miquel Bonet, Director Programa de Competencias de la Universidad de Barcelona y L3.

De verdad que no quiero repetirme con el tópico del "no vamos bien", sólo asumo mi papel, aunque sea por deformación profesional, por algo, y muy humildemente, cumplo la bicefalia profesional de jurista y denunciante habitual y profesor de competencias, por tanto, proveedor o, cuanto menos, facilitador de conocimientos.
Lo malo es que el "poder" sigue en otro planeta, con trifulcas diarias con la oposición sobre "quien la tiene mas larga", parcheando los estatutos autonómicos, pero sin aportar soluciones a los problemas reales. Con lo fácil que sería hablar claro, en serio, ¿por qué no lo prueban? Vamos a ver:
La primera es que este país sólo funcionará asumiendo un modelo federal, o sea apréndanse aquello de "cada uno en su casa y Dios en la de todos", nada tan fácil como que cada uno se administre sus recursos y contribuya solidariamente con los servicios comunes.
La segunda: a los Bancos, cuerda tensa -aunque éstos aún tienen accionistas-, pero a las Cajas mucho más, porque estas suculentas plusvalías generadas en operaciones de riesgo ¿a dónde han ido a parar en estos años? ¿Quién controla esto? ¡Ah!, ¡que es obra social!, pero ¿para quiénes? Ya, pues nos lo vamos a creer...
La tercera: la reforma laboral ¡para YA!, aunque sólo sea para ponerse al día, ahora tienen la oportunidad, o ¿no saben que somos un país de estacionalidad?, no se preocupen tanto por las palabras "contrato fijo", porque en el paro se está peor, pues al final de lo que se trata es de tener trabajo continuado y por tanto la estabilidad puede ganarse simplemente siendo "empleable", o sea, estando preparado y aportando valor a la empresa, favoreciendo su flexibilidad y competitividad, pues las que dan trabajo son las empresas, ustedes ,los políticos, dan empleo público, pero eso hoy, sólo sirve para vaciar las arcas de todos y justificarse. El empleo en el mundo lo dan los empresarios, ¿lo sabían?
Un contrato indefinido, con una indemnización de veinte días, es mejor que los 8 días que hay ahora, ya que en la actual situación, nadie va a emplear a un trabajador con un contrato fijo de 45 días y 42 mensualidades, pues nadie sabe lo que va a pasar mañana y, si no hay dinero, no se pagan indemnizaciones ni se paga nada.
Naturalmente que debemos innovar para ser más competitivos y también necesitamos estimular el espíritu emprendedor, pero para que todos lo entiendan deberíamos empezar por mejorar el modelo educativo, pues cualquier innovación empieza con la "calidad del capital humano", ¿no les dicen nada los datos del fracaso escolar en secundaria?, ¿y que sólo el 60 % de los universitarios acabe la carrera? ¿o el "atraso social" al que se ha condenado la FP, ¿se han preguntado lo que nos cuesta que cada estudiante esté en la universidad pública? Pues sobre 7.000 €, para que luego menos de la mitad trabaje en lo que ha estudiado.
Como conclusión, es importante, urgente y necesario que se apliquen soluciones de raíz, que se identifiquen cuanto antes las capacidades y futuras competencias de los estudiantes, para conseguir que trabajen en aquello que se les da mejor, y creo que esto se mueve desde el poder público, siempre y cuando se lo crea, y empezando por los padres, a fin de que aprendan la lección de la crisis. Estimulemos a los emprendedores asumiendo riesgos y fracasos, pero facilitando medios al que anteponga el trabajo en equipo y la posibilidad de compartir conocimiento desde el inicio de la educación. Quizás por éste camino al final serán los propios políticos los que se contagiarán del sentido común. Si ello fuera posible.

Miquel Bonet (M. B. es abogado y profesor universitario de técnicas de la comunicación)

DE QUÉ COJEA EL PAÍS

Panem et circenses
Por Miquel Bonet, abogado, Director. del Pr. Competencias Universidad de Barcelona y L3

No hemos cambiado tanto en los últimos 2000 años y, en este país, aún menos de lo que nos creemos en los últimos 34 años post-dictadura. Naturalmente ha habido evoluciones, pero la más notable quizás sea haber cambiado el nombre de las cosas.
No sé si tenemos mejores políticos, la verdad, ni tampoco mejores publicitarios, lo que pasa es que con la tecnología e Internet todo parece más cercano, aunque en realidad no es así pues, por mucha tecno-comunicación que tengamos, al final la gente ha acabado aislándose más y comunicándose menos.
La última es la del fútbol: que el país más pobre -en términos de recesión y caída del PIB- sea precisamente el que gasta más dinero en fútbol y quizás en otros espectáculos pone en evidencia que el “panem et circenses” sigue tan vigente como los espectáculos del 1 de mayo de las décadas de los 60: servían para acallar las protestas de la clase trabajadora.
Seamos realistas amigos, lo único que ha cambiado es el escenario, con más tiendas, más escaparates y más edificios, pero el dueño de todo sigue siendo el marketing , como lo era antes, pero esto sí, disfrazado de otras guisas.
No voy a volver con el discurso de la pérdida de valores, del fracaso escolar, del respeto a los demás cada vez más debilitado en nuestra sociedad, pero veamos en lo que nos hemos convertido con tanta perversión disfrazada de prepotencia gracias a la vaca inconsistente de la construcción. Mucho presumir de calidad de vida emulando a los países nórdicos, pero todo el mundo quiere pagar los impuestos de Marruecos, lo malo es que eso ha funcionado mientras el consumo ha sido “el camino a la felicidad”, pero cuando eso falla ya no nos queda otra cosa que el fútbol y consolarnos en las miserias televisadas de los “famosillos”.
Algunos filósofos invocan la crisis como terapia para desaprender los vicios que nos han llevado hasta ella, pero no servirá de nada, porqué el hedonismo y la batalla por el ego gobiernan la vida, hace ya 6000 años: hemos inventado más de 100.000 tóxicos, sigue la hambruna, tiembla el ecosistema, pero en esta lucha contra la naturaleza hemos olvidado que nosotros necesitamos cosas para sobrevivir y ordeñamos nuestro entorno hasta el límite, olvidando que la naturaleza no nos necesita a nosotros para medrar.
El escándalo de las cifras millonarias del fútbol y también en otros deportes evidencia la enorme pobreza del ser humano, ya sabes que en esta liga de los excesos, sólo cuenta el ganar y que detrás existe el enorme Gargantúa de los derechos televisivos, los decodificadores y todo este espectáculo, para robarle al ser humano el tiempo para pensar, ¿de qué nos va a servir tanta distracción si ni siquiera sabemos quiénes somos ni cuál es el sentido de nuestra vida? .
Puesto que cada semana sólo tiene un domingo, nos quedan más de cinco días para trabajar y ganarnos la vida intentando ser de los afortunados que entienden el trabajo como una vocación o como una llamada interior, que diría Lutero, y disfrutando un poco. No debemos olvidar que un 20 % de los ciudadanos en edad laboral está parado y que del resto más de la mitad trabaja en algo que no le gusta , quizás el fútbol y la tele ayuden a sobrevivir. Porque disfrutar de la vida es otra cosa.

Miquel Bonet (M. B. es abogado y profesor de técnicas de comunicación en la Universidad de Barcelona)

DE QUÉ COJEA EL PAÍS

Innove por favor

Por Miquel Bonet, abogado , Director. del Pr. Competencias Universidad de Barcelona y L3
Dos de los mayores problemas que arrastramos en este país, son la educación y la justicia , en educación tenemos números impresentables, por ejemplo en post-obligatoria, o sea, bachillerato o FP, y aunque por primera vez más de la mitad de los españoles hayan cursado estos estudios , casi un 35 % acaba dejándolos , es eso que llamamos el fracaso escolar , aunque nadie parece preocuparse demasiado, excepto las miles de empresas que necesitan puestos cualificados y gente de oficio, que incluso en la crisis, siguen haciendo falta.
De la justicia, precisamente porque soy abogado, voy a hablar poco, no importa que haya más de 2 millones de sentencias por dictar, que falten funcionarios, jueces y sobre todo voluntad política para arreglarlo, y seguro que no es un tema de dinero, quizás lo sea de convicción, yo soy de los que pienso que no hacen falta tantas leyes, simplemente que se cumplan, me temo que, como decía Tácito hace mas de 20 siglos, los excesos en leyes lleven más fácilmente a la corrupción.
Sigo creyendo en la gente honrada y creo que los órganos de la justicia lo son, aunque no es fácil tomar decisiones cuando existe una telaraña procedimental como la que tenemos aquí y se usa el Tribunal Constitucional con la ligereza con que se hace. Mucho me temo que los padres de la patria, desde sus cómodos escaños, debieran escuchar un poco más al pueblo, aplicar el “sentido común” y entender que la ley va detrás de la justicia y que ésta es un valor que nunca se aprende a golpe de reglamento, sino que nace y se desarrolla con la propia educación del individuo, por eso hay que educar en la infancia y reeducar padres, la gente no deja de robar porque lo diga la ley, sino porque lo dice su conciencia, éste es el tema.
Nos avisaba Robert G. Ingersoll, que “en la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias" y del “polvo” que venimos arrastrando durante siglos, pues tenemos los lodos actuales, somos el país de las revoluciones pendientes, porque siempre alguien las hizo por nosotros y cuando tuvimos la oportunidad en 1812, creímos que nuestra 1ª Constitución , que debía ser el marco de nuestro derecho, era una chirigota de Cádiz y dejamos que se la cargara un pésimo monarca, pero ¿no éramos republicanos? lo que sigue ya lo sabemos todos.
Hoy tenemos pendiente, la desamortización y siguen algunos latifundios y, a base de estrangular los pocos trabajadores del campo, hemos conseguido acabar con ellos y ya importamos naranjas de Marruecos y Brasil. Tampoco nos ha ido bien en bienes de consumo, de ser una potencia en juguetes ó calzado nos queda poco más que la distribución, porque otros países son más competitivos que nosotros. Incluso nuestra potencia turística está en entredicho, porque no estamos seguros de poder competir con otros países emergentes, ya que fuimos rebajando nuestra cuota de calidad, limando los servicios y sólo la agresividad comercial y el talante de muchos empresarios nos permite mantener la esperanza de ser un referente mundial.
Por si alguien quiere escuchar, creo que por el camino de la educación y de los valores es posible crear el clima de confianza para que se pueda innovar, gestionando mejor el conocimiento, especialmente el crítico, que tienen todas las empresas, confiando más en la gente que tenemos y apoyando sus ideas, copiando las de otros, y al final aplicándolas, seguro que aprenderemos todos y hasta puede que seamos más competitivos.

Miquel Bonet (M. B. es abogado y profesor de técnicas de la comunicación en la Universidad de Barcelona)

17 de julio de 2008

Anna Rossell, Una opción para la paz

Una opción para la paz


Anna Rossell

Desde luego huelga afirmar lo que es obvio: que no se puede culpar al pueblo israelí como colectivo de la masacre a la que Ariel Sharon está sometiendo al pueblo palestino es algo que cae por su propio peso. Nos constan iniciativas por la paz en las que han colaborado y siguen colaborando conjuntamente judíos y palestinos y hemos recibido con alivio las noticias sobre disensiones internas en el ejército israelí acerca de la política radicalmente agresiva de Sharon. Precisamente por ello resultan tanto más indignantes afirmaciones como las del ex primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien, en el Senado de los Estados Unidos y como reacción a una iniciativa del Parlamento Europeo de sancionar a Israel suspendiendo el acuerdo de asociación que privilegia las relaciones políticas y comerciales de la Unión Europea con el Estado Hebreo, dijo que “Europa ya intentó exterminarnos hace 60 años”.

Desgraciadamente la historia del siglo XX nos ha dejado demasiados ejemplos de la nefasta relación entre lenguaje e ideología, entre lenguaje y poder: sobradamente sabemos del sutil y exacto efecto manipulador de las palabras en los seres humanos al que difícilmente podemos sustraernos. Sin embargo las connotaciones implícitas en las declaraciones de Netanyahu resultan tan evidentes que no pasan desapercibidas ni al observador menos sensible. Porque, aprovechándose de los horrores sufridos por el pueblo judío a manos del nacionalsocialismo y de sus colaboradores, pretenden establecer un ridículo paralelismo entre esta decisión del Parlamento Europeo y la actuación política nacionalsocialista a lo largo de los doce oscuros años en que gobernó y ejerció la guerra y de este modo imbuir entre los judíos la idea de que de nuevo una amenaza semejante se cierne sobre su pueblo. Pero este paralelismo no por ridículo resulta menos peligroso: sabemos de los efectos que causó (y causa todavía) entre el pueblo alemán aquella tesis de culpa colectiva, difundida tras la Segunda Guerra Mundial, que pretendía convertir a todos los alemanes -como pueblo, como si de una cuestión biológica se tratara- en culpables de los crímenes nazis, estableciendo así una relación de sinonimia entre alemán y nazi. Ya entonces, en 1944, en un artículo publicado bajo el título de “Culpa Organizada”, Hannah Arendt reflexionaba con extraordinaria lucidez sobre la maquinaria que había hecho posible aquel horror y concluía que la pretensión de algunos de exterminar por ello a los alemanes hubiera venido a confirmar que la ideología de los nazis habría triunfado, aunque el poder y la puesta en práctica de la “ley del más fuerte” hubiera pasado a manos de otro pueblo. Lamentablemente las reflexiones de Arendt, que pretendieron ser una advertencia y una contribución a la paz en el futuro, parecen ahora una premonición. Aprovechándose interesadamente de aquella tesis de culpa colectiva cuya contrapartida es la de considerar al pueblo judío en su conjunto como víctima única y a perpetuidad, Sharon y sus colaboradores se permiten actuaciones que, como ya observó José Saramago, recuerdan -en su tendencia- a la política del terror nazi. El hecho de que todavía hoy puedan esgrimirse argumentos que remiten a este terrible genocidio para justificar actuaciones políticas de violencia planificada sobre otro pueblo y que estos argumentos causen el efecto pretendido es enormemente peligroso puesto que enmascaran y encubren la realidad de que víctima y verdugo pueden intercambiar sus papeles. Aquella tesis de culpa colectiva, de la que el gobierno de Sharon se aprovecha impunemente, funciona aún hoy como un maleficio que conviene romper si no se quiere caer en un círculo vicioso. Por razones obvias, aunque no justificadas, Alemania es el ejemplo más claro de ello. La presión psicológica que ha ejercido en Alemania la idea de la culpa colectiva es una muestra clara de su interiorización y explica por ejemplo que, como afirma Jürgen Habermas “el antisemitismo en Alemania es más peligroso que en el resto de Europa”. El problema es precisamente que en este país, por razones psicológicas o por manipulación interesada, se tacha con demasiada facilidad de antisemitismo lo que en realidad es una injusticia que urge dar a conocer y sobre la que conviene debatir. El extremismo maniqueo con que allí se reacciona ante este tema impide permanentemente un debate a profundidad que está aún pendiente desde 1945. Como dice Habermas “El miedo a este complejo histórico [el de la culpa colectiva] nubla el debate y explica por qué la protesta contra la guerra de Irak y una crítica justificada al gobierno de Sharon despiertan a menudo falsas sospechas”. Muy pocos en Alemania pueden permitirse, como Jürgen Habermas, hacer públicamente afirmaciones de este tipo sin ser por ello inmediatamente estigmatizados. Raras son las excepciones que, como él, pueden recomendar la publicación del libro Tras el terror, de Ted Honderich, que la editorial Suhrkamp había retirado de las librerías ante las acusaciones de antisemitismo de que fue objeto. Pero actuaciones como la del filósofo urgen para poder separar de una vez por todas el trigo de la paja y dejar de facilitar el camino tanto a los que, como Sharon y sus secuaces, convocan temibles fantasmas del pasado como a los que, aprovechándose precisamente de ello, pretenden desfigurar la historia acusando a los judíos de injustificado victimismo y negando lo innegable.

Con motivo de una puesta en escena mal planteada de su Madre Coraje, interpretada como una Níobe, víctima del destino, Bertolt Brecht escribió: “El hombre aprende de las catástrofes lo que el conejillo de Indias sobre biología”. Para combatir la idea equivocada que relaciona a todo un pueblo con una especie de destino ineludible Hannah Arendt nos invitaba en aquel artículo a concienciarnos de la naturaleza dialéctica –admirable y terrible- del ser humano, evocando la idea judeocristiana de humanidad que nos remite a un único origen de todo el género humano. Sentir vergüenza de pertenecer a la especie humana, dice la autora, es la manifestación de este modo de entender esta naturaleza. Y es el único modo de dar una posibilidad a la paz.
Haciendo alarde de grandes dosis de cinismo, Netanyahu, en una conferencia de prensa que ofreció antes de acudir al Senado, lamentó la posición de las Naciones Unidas frente a la política de Ariel Sharon y se preguntaba: “¿puede estar todo el mundo equivocado? La mayoría de la población estadounidense no lo está, apoya a Israel. Los Gobiernos sí pueden equivocarse, y lo hacen con demasiada frecuencia”. Por desgracia, Netanyahu olvida que el de Ariel Sharon también es un gobierno.

(2002)

(En: Fòrum, pàgina web de la Associació de Germanistes de Catalunya, A.G.C.)

Anna Rossell, Marcel Beyer, memoria histórica y literatura alemana de tercera generación

Perfil.
Marcel Beyer, Memoria histórica y literatura alemana de la tercera generación

por Anna Rossell

Era de esperar que la caída del muro de Berlín y el final de la guerra fría significara también un antes y un después en la literatura, sobre todo en la centroeuropea y muy especialmente en la alemana, tan profundamente marcada por la experiencia del horror del nacionalsocialismo y de la guerra. Para los escritores sensibles a la historia 1989 supuso un revulsivo, una nueva posibilidad para el recuerdo y la interpretación, no sólo para los de la ex RDA ni sólo para los que, por razón de edad, se habían visto directamente afectados por los hechos. A los jóvenes de la generación de los sesenta les facilitó el camino para distanciarse claramente de la literatura producida por sus padres y abuelos y romper tabúes alrededor de los cuales en Alemania y Austria se han desencadenado fuertes polémicas. Marcel Beyer (Tailfingen –Württemberg-, 1965) pertenece a esta tercera generación de escritores alemanes para quienes la historia del pasado inmediato constituye la materia prima de su práctica literaria. Ganador de numerosos y prestigiosos premios, como el Uwe-Johnson, en 1997, por su segunda novela, Flughunde (Suhrkamp 1995) –El técnico de sonido (Debate 1999)-, acogida con entusiasmo unánime por la crítica, Beyer se inició en la poesía, que empezó a editarse posteriormente: Falsches Futter (Suhrkamp 1997) –Comida falsa (Bassarai 2003)- y Erdkunde (DuMont 2002) -Geografía, no publicada en español-. Es autor además de otras dos novelas, Das Menschenfleisch (Suhrkamp 1991) –La carne humana-, con la que debutó, Spione (DuMont 2000) –Espías (Debate 2002)-, un relato Vergesst mich (DuMont 2006) –Olvidadme- y un libro de ensayo, Nonfiction (DuMont 2003), entre las más aclamadas. Desde el principio Marcel Beyer ha llamado la atención por la originalidad de su técnica narrativa, que gusta de incorporar diversas ópticas en sus historias, en las que la impresión subjetiva de los personajes es un ingrediente esencial. Tanto en lo formal como en lo temático le define la preocupación en torno a la manera adecuada de presentar hechos y situaciones en los que la memoria es crucial, una cuestión sobre la que se propone reflexionar en todos sus textos, que constituyen su campo de experimentación, o mejor aún, el campo donde poder demostrar su tesis al lector. Lo formal parece ser para Beyer más importante que el contenido y, seguramente por lo mismo, en sus novelas lo que prima es cómo suceden los hechos para cada cual, más que lo que sucede en sí. Beyer no es tanto un narrador de historias como un autor que pone en escena personajes que rememoran los mismos hechos de modo distinto, dejando al lector en la incertidumbre y sugiriéndole la tesis de la subjetividad de la interpretación; un autor literato en lo formal y tendencialmente filósofo en el contenido. Y es en lo formal donde reside el mayor mérito de Beyer y en la trascendencia que en sus textos adquiere lo sensorial. El nacionalsocialismo y las guerras -también las del este europeo- son el tema que ocupa su literatura, pero su interés ya no gira, como sucedía en sus antecesores literarios, en torno a la historia ni a la culpa. De manera desacostumbrada, y marcando conscientemente distancias con los autores en lengua alemana de los años 70 y 80, cuyo testigo no quiere recoger, el autor indaga en la historia a partir de lo individual y no de lo colectivo, estudiando los factores subjetivos que influyen en el recuerdo, cuya esencia parece radicar en los sentidos. Así en El técnico de sonido, su obra maestra, una inusual y originalísima historia acústica del nacionalsocialismo, ubicada en el búnker-refugio berlinés de Hitler los últimos días de la guerra, extraordinariamente bien documentada, y en la que se hibridan dos inusuales miradas: la de un técnico de sonido y la de una niña, una de las hijas de Goebbels, o en Espías, una novela organizada en nueve capítulos, distribuidos significativamente de modo simétrico a partir del eje central, que da título al libro. Espías son un grupo de adolescentes –tres hermanos y un primo, que a partir de viejas fotografías del álbum familiar y de algún que otro dato sobre un abuelo común que luchó en la Legión Cóndor, intercambian retales de información, oídos a medias de sus padres o intuidos a partir de sintomáticas ausencias y que, aprovechando el ocio de las vacaciones estivales, se constituyen en una pandilla de pequeños detectives a la caza y captura de pistas que les ayuden a cerrar las lagunas que aún tienen sobre un pasado demasiado presente aún como para ignorar de él tantas cosas. Beyer deja al lector en suspenso, puesto que no cierra las preguntas que su literatura suscita, y ello nos lleva a concluir que las incógnitas no pueden responderse sino individualmente. La pericia sensorial caracteriza igualmente al sujeto poético de su lírica, que impacta sobre todo por la originalidad de sus asociaciones, por la dureza de sus palabras, por su contundencia y su extremo laconismo. Como en su prosa, también aquí la voz poética va siguiendo el rastro que le permita reconstruir el pasado a partir de los indicios del presente, para los que de nuevo la vista, el oído y el olfato son determinantes. En sus poemas es el pequeño detalle cotidiano lo esencial. Tanto en su prosa como en su poesía Beyer cuida el ritmo y la musicalidad especialmente, ello no sorprende, pues Marcel Beyer es un autor muy polifacético, que ha ejercido de crítico musical en la revista Spex (1992-1998) y que desde mediados de los años ochenta actúa como batería, juntamente con Norbert Hummelt, en bares alternativos en espectáculos de performance literaria (Postmodern Talking).
Aprovecho su estancia en Barcelona, a donde ha venido como autor invitado a Kosmopolis 06, para charlar con él sobre las cuestiones que atañen directamente a su quehacer literario y ocupan una buena parte de la reflexión en la literatura europea actual: ¿Cómo escribir sobre hechos históricos traumáticos? ¿Cuál es la relación entre literatura y crónica? ¿Dónde está la línea divisoria entre ficción y realidad? Éstas preguntas acompañan la actividad literaria de aquellos autores a quienes, por vocación o necesidad, les gusta trabajar con un pasado que directa o indirectamente les atañe y configura su identidad. Sin embargo las respuestas distan mucho de ser las mismas. Después del crucial planteamiento del tema con que Adorno impulsara la reflexión Escribir después de Auschwitz ha llovido mucho y ahora son los nietos de Auschwitz quienes se suman a la polémica e incorporan su visión personal, marcando las distancias con las generaciones anteriores. El gusto por experimentar maneras de narrar no tradicionales es lo que despertó hace años su interés por William S. Burroughs; actualmente son Paul Celan, Michel Leiris o el español Rafael Chirbes -"mi gran descubrimiento en lo que va de siglo"- algunos de sus autores de cabecera. Beyer se documenta a través de testimonios de la época para poder, a renglón seguido, desviarse de lo que le cuentan y empezar a fabular. Si bien la línea que separa ficción y realidad es muy fina, en su opinión arte e historia deben mantenerse separados. Marcel Beyer desconfía de los recuerdos "auténticos" por el filtro subjetivo que se instala en la memoria de los protagonistas reales, de ahí su tenacidad en mostrar las vivencias desde diferentes perspectivas, de ahí que sus novelas carezcan de narrador omnisciente, una tendencia en la literatura actual en lengua alemana que reflexiona sobre la objetividad y la posibilidad de transmitirla, por ejemplo también en autores como Norbert Gstrein o Ulrich Woelk. Pero Beyer rechaza la tesis de que pueda concluirse que la verdad no existe: no hay que confundir perspectivismo con relativismo, los hechos son los hechos, afirma, quienes quieren manipularlos nunca dejan entrever diferentes perspectivas, imponen la suya. "No quiero hablar desde una posición moralmente superior. Es lo que hicieron los autores de la generación de mis padres. Moralmente querían tener siempre razón. Desconfío de esto, porque quien cree que siempre tiene razón es incapaz de ver con exactitud". Caracteriza su estilo novelístico la ausencia de un hilo narrativo, lo cual él explica porque "la historia europea del siglo XX ha hecho que nos cuestionemos la posibilidad de narrar; lo tenemos en Sebald, para él la experiencia del nacionalsocialismo y del holocausto es esencial y su narrador se encuentra con supervivientes, pero ¿cómo contarlo? Sebald va dando rodeos, de hecho no lo narra, sin embargo está presente con una fuerza brutal, o en Semprún, sus personajes acaban de salir de Buchenwald y en ese mismo momento se plantean ya si van a poder contar lo que han vivido". Al hablar de literatura salta a la vista que Beyer es un escritor de los pequeños detalles, rehuye conceptos altisonantes "la palabrería abstracta, ‘libertad’ o ‘esperanza’, por ejemplo, eso que no se puede tocar ni sentir", y quizá por ello valora tanto la musicalidad, también en la prosa; tiene un trato extremadamente sensible con las palabras, y no es casualidad que la suya sea una literatura de los sentidos, que son verdaderos protagonistas (el oído en El técnico de sonido, la vista en Espías...), ellos son los que fijan el recuerdo subjetivo: "constituyen algo así como una garantía de verdad y después empieza lo interesante, cuando esta percepción sensorial deja de ser una garantía a la que poder asirse para acceder a la verdad". De la prosa de Chirbes, a quien conoció en Madrid, le atrae ese "modo tan particular de tratar las palabras, se pueden tocar, se pueden oler". Su encuentro con el escritor español y, dos días después, haber presenciado un acto reivindicativo de simpatizantes de Franco, motivó su último texto publicado, Olvidadme, un relato inspirado en nuestra guerra civil. Actualmente trabaja en una novela ambientada en la antigua RDA.

(2007)

Anna Rossell, Un brindis por la intertextualidad universal

UN BRINDIS POR LA INTERTEXTUALIDAD UNIVERSAL

Anna Rossell

Poco a poco –ya era hora- van siendo más los síntomas de apertura de nuestro escenario literario occidental a las literaturas de raíces más diversas. En forma de reticente goteo se nos han dado a conocer autores de otros horizontes culturales –un hito significativamente aislado lo marcó en 1986 la concesión del Premio Nobel de Literatura al nigeriano Yoruba Wole Soyinka-. Sin embargo en el mundo cada vez más manifiestamente plural en el que vivimos, donde la comunicación ha alcanzado ya hace tiempo una velocidad desenfrenada, la normalidad, en cuanto al mutuo conocimiento del arte de la escritura se refiere, nos queda desproporcionadamente lejos. Por su escasez, las aportaciones que en nuestro entorno nos brindan la oportunidad de acercarnos a un universo literario tan extrañamente inaccesible resultan valiosísimas. Y por esta razón hay que felicitar a la asociación TRANSLIT por la multicultural exquisitez del programa que nos propone para deleitarnos el próximo mes de diciembre con su “Mercat d’Històries” en el “Centre de Cultura Contemporània de Barcelona” (CCCB).

Sin duda el placer y el enriquecimiento que supuso para el lector occidental el primer contacto con otras literaturas se deben a razones históricas de ingrato recuerdo, pues han sido consecuencia del vergonzante pasado imperialista europeo o del forzoso exilio político y/o económico que, desde mediados de los años cincuenta, ha obligado de modo masivo a la emigración hacia Europa. Algunos de los autores surgidos directa o indirectamente de estos procesos se han dado a conocer entre nosotros al establecerse en el antiguo país colonizador y escribir en la lengua europea correspondiente: el indio V. S. Naipaul, la nigeriana B. Emecheta, el marroquí T. Ben Jelloun, entre otros tantos. Sin embargo es aún muy exiguo el conocimiento que tenemos de las literaturas que se producen directamente en sus lugares de procedencia cultural, aunque hayan sido concebidas en una de las lenguas del viejo continente, por no hablar de las más auténticamente genuinas surgidas en los propios idiomas de origen de las que somos completamente ignorantes. Exceptuando la tradicional atención que se ha prestado desde Europa al desarrollo y a la producción literaria de la mayor parte de la geografía americana –tanto del norte como del sur -, nuestro contacto con el arte de la escritura producida en otros continentes es bien escaso, cuando no nulo.

Las salvedades que, a pesar de todo, por suerte han trascendido confirman, y a menudo superan, las expectativas que sus compatriotas y compañeros de pluma residentes en Europa habían despertado en nosotros. Porque los productos literarios que se fraguan en el crisol de los encuentros culturales son a menudo especialmente y novedosamente creativos, impulsan insólitas vías expresivas para la fantasía en lo formal y ofrecen inesperadas y sorprendentes imágenes en lo metafórico. En otras palabras, son la demostración más plausible de que la mixtura cultural atiza el ingenio y el genio poético en el sentido más puro del término. Franz Kafka, Theodor Fontane, Adelbert von Chamisso, Vladimir Nabokov, Joseph Conrad, Paul Celan, Claudio Magris o Elías Canetti son sólo algunos ejemplos ya consagrados, cercanos e indiscutibles de esta promiscua y prolífica genialidad.

Las literaturas mestizas, sea cual sea el sentido que se le dé al término, fraguan con un potencial de salida cuyo producto no es aconsejable perderse. Reúnen todos los ingredientes necesarios para impulsar un arte especialmente rico: sus autores acumulan la vivencia de profundas convulsiones históricas y sociales, herencia de un pasado reciente, cuya huella pervive con dolorosa intensidad en la conciencia y en el presente de las jóvenes generaciones, y se han alimentado y todavía se alimentan del nutritivo caldo de la confluencia étnica y cultural que ensancha el horizonte espiritual del individuo y aviva su imaginario. Bajo esta perspectiva las literaturas asiáticas y africanas son probablemente las que nacen en el terreno mejor abonado –en Kenia, por poner sólo un ejemplo, viven treinta millones de habitantes pertenecientes a más de treinta grupos étnicos distintos que hablan unas cuarenta lenguas. En la escasa extensión de Guinea Bissau conviven cerca de veinte-. O las literaturas caribeñas: ¿cuál no ha de ser el universo mental de Trinidad que, con una población de un millón y medio de habitantes (conjuntamente con la isla de Tobago), es uno de los países con más diversidad étnica del mundo, donde conviven en armonía desde antiguo descendientes de diversas tribus amerindias, de españoles, franceses e ingleses, y desde el siglo diecinueve ha acogido a gentes de China, Líbano, Siria y diferentes regiones del Mediterráneo, además de gentes del subcontinente indio?

Son demasiados los nombres que cabría mencionar para dar una idea cabal de este riquísimo y vasto caleidoscopio de registros. Algunos de ellos –pocos- son ya conocidos entre nosotros, pero constituyen una minúscula muestra de aquella amplia palestra. Disfrutamos ya de magníficos representantes de las literaturas de otros continentes, como Germano Almeida, Mia Couto, José Eduardo Agualusa en las de expresión portuguesa,; Wole Soyinka o Chinua Achebe en las anglófonas, o o Maryse Condé, Édouard Glissant, Driss Chraibi o Malika Oufkir en las francófonas, entre otros. Sus obras han sido traducidas a las lenguas europeas más extendidas. Sin embargo el novedoso paisaje literario que ellos nos ofrecen proporciona sólo una leve intuición del terreno que aún nos queda por descubrir y que cumple explorar en toda su extensión. Sus creaciones nos permiten asistir al descubrimiento de nuevos géneros literarios, a la convivencia –a menudo íntima hasta la hibridación- de lenguas de los más diversos orígenes y deleitarnos con la fructífera interpretación que da de nuestros clásicos una perspectiva radicalmente distinta, que sabe aprovechar activamente el magisterio de los autores occidentales integrándolo en el propio legado cultural: ¡Insólita la adaptación de nuestro Sheakespeare por los actores del mozambiqueño “Teatro Avenida” de Maputo! ¡Insólita la innovación que supuso para la escena africana a partir de los años sesenta la herencia de Brecht, que tantos autores africanos supieron fusionar con la tradición de su propio teatro; una evolución que ya tuvo sus inicios en los años cincuenta, en los centros que, con las universidades, impulsaron la renovación teatral. Autores como el propio Wole Soyinka, Gemi Osofisan, Boubacar Boris Diop, Sony Labou Tansi y un largo etcétera tienen sus raíces en instituciones tales como la “École William Ponty” de Gorée Island (Senegal), el “Makarere College” de Kampala (Uganda) o la nigeriana “Abeokuta Grammar School”.

¿Cómo no hemos de rendirnos al poder simbólico de la prosa criolla de la caboverdiana Orlanda Amarílis, que convierte la transgresión de las fronteras entre registros y personajes en arte narrativo?, ¿al atractivo de Luandino Vieira, que incorpora técnicas orales en sus relatos?, ¿a la sensualidad de la poesía de Ana Paula Tavares o a la del también angoleño David Mestre, que recurre a la simbiosis lingüística entre el portugués y el quimbundo? Su nombre suena ya junto al de Ruy Duarte de Carvalho, cuya vena poética, atenta a los ritmos y a la iconografía de los rituales, se nutre de la sabia de las culturas populares campesinas con innovadoras técnicas compositivas al margen de la estética convencional.

Por suerte el impulso revitalizador que puede dar el encuentro multicultural está vivo en Europa, incluso es un motor de las más nuevas vanguardias literarias. Desde las grandes salas del barrio londinense de Brixton y desde el espectáculo de masas del Notting Hill Carneval, nos llegan ecos de representantes actuales de la así llamada “Black British Literature”, como Lynton Kwesi Johnson, James Berry o Jean Binta Breeze. Su popularidad no sólo se debe al potencial provocador de sus textos, sino a la calidad de su producción como creadores de performance, donde la tradición oral de sus culturas de origen fructifica a ritmo de reggae y de rap. Del mismo modo también parece disfrutar de buena salud en Gran Bretaña el teatro negro africano que con autores como Mustapha Matura o directores como Albie James (Temba Theater) constituyen por contraste el necesario revulsivo ante la cultura oficial.

Entretanto múltiples sociedades culturales han ido surgiendo en diversos países europeos con el ánimo de potenciar el mutuo conocimiento entre autores y literaturas de los distintos continentes. TRANSLIT, asociación cultural fundada en Barcelona a finales de 1993, nació con el objetivo de promocionar y difundir las literaturas de origen africano, asiático y caribeño en Cataluña y en todo el estado español. Desde entonces nos ha venido obsequiando bianualmente con encuentros literarios que han dado respectivamente, como producto adicional, una antología con algunos textos de los autores invitados –Rostres d’Europa. Autores i autors d’Àfrica i Àsia, ed. Virus, 1995; Nòmades de les paraules. Literatura entre continents, ed. Virus, 1997; Interseccions, ed Virus, 1999-, a lo que hay que añadir aún otras utilísimas publicaciones, como un catálogo de obras de autores no europeos editadas en las lenguas de nuestro país, Catàleg Literatura diversa, ed. Virus, 1997, y un Diccionario de literatura del África subsahariana, ed. Virus, 2001, elaborado por un equipo de diferentes especialistas europeos, que incluye una selección bibliográfica de las publicaciones, comentarios y resúmenes de las obras más significativas, así como datos biográficos de los autores. La aportación literaria de los escritores invitados al “Mercat d’ Històries” también será publicada en una antología, en castellano y en catalán, por la editorial Icaria.

Los próximos 10-14 de diciembre TRANSLIT nos brinda, en el CCCB, sus nuevas jornadas bajo el sugerente título de “Mercat d’Històries”, esta vez dedicadas a la literatura caribeña y del África subsahariana. TRANSLIT, que viene trabajando desde hace años con otras asociaciones y entidades europeas o de Barcelona como “The African Literature Forum” (Londres), “Instituto Camoes” (Lisboa), “Instituto Português do Livro e das Bibliotecas” (Lisboa) o “Festival International des Francophonies” (Limoges); Centro de Língua-Instituto Camoes (Barcelona), “Institut français” (Barcelona) y Goethe Institut (Barcelona), extiende este año su red de colaboradores a la “Associaçâo Cultural e Recreativa Chá de Caxinde” (Angola), “Étonnants Voyageurs Afrique” (Mali), “Cena Lusófona-Associaçao Portuguesa para o Intercâmbio Teatral” (Coimbra) y “Lai-momo” (Bolonia). La experiencia que el equipo de TRANSLIT ha ido adquiriendo en la gestión cultural y en el conocimiento de estas literaturas se traduce en el contenido y el diseño de una programación que ha sabido superar constantemente la calidad de las anteriores ediciones. El bullicio que este año trae el “Mercat” viene reflejado en el interés de los autores, de los temas, de los soportes y de los formatos. Mesas redondas, debates, entrevistas, charlas, actividades con escuelas y talleres de traducción se nos presentan bajo rúbricas tan seductoras como ‘el mundo de la edición’, ‘las condiciones de la escritura’, ‘la literatura de viajes’, ‘el reportaje y la novela’, ‘la literatura infantil’, ‘literatura y censura’, ‘el teatro africano’, ‘la novela negra’ o ‘el cómic’; todo ello adobado con la presencia de numerosas asociaciones culturales, una muestra de cine y una exposición de cómic africanos, así como de una pequeña biblioteca en la que el curioso e interesado podrá bucear. Germano Almeida, Moses Isegawa, Abdourrahman Waberi, Robert Antoni, Ananda Devi, Véronique Tadjo, Ken Bugul, Helon Habila, Moussa Konaté, Ramón Lobo, Carme Portacelli, Albert Sánchez-Piñol, José Maria Ridao, Andreu Martin, Anna Aguilar-Amat, Ada Castells, son sólo algunos de los autores literarios, editores, dramaturgos, periodistas o directores teatrales de aquí y de “allá” que confluirán en este prometedor encuentro. La dirección http://www.pangea.org/org/translit informa con detalle sobre el “Mercat”.

(En: Quimera. Revista de Literatura, 2003)

Elfriede Jelinek, Premio Nobel de Literatura 2004

Elfriede Jelinek,
Premio Nobel de Literatura
2004



Anna Rossell

Sucede con los escritores que se manifiestan abiertamente acerca del acontecer político-social de su tiempo que a menudo la crítica y la opinión en general acaban por confundir su literatura con sus declaraciones y tomas de partido públicas, sobre todo cuando éstas arremeten con decisión y contundencia contra los poderes establecidos. Así la sola mención de su nombre provoca las más encontradas reacciones, de odio o extrema simpatía, en función del rechazo o el afecto que sienta quien lo oiga hacia el personaje en cuestión.
Claro que literatura y vida van estrechamente ligadas, pero desde luego no son lo mismo. Y no es admisible que hasta los profesionales de la crítica emitan juicios pseudoliterarios sobre la obra de un escritor cuando en realidad se trata de homenajes o ajustes de cuentas personales que nada tienen que ver con la literatura. Este es el caso de la escritora austriaca Elfriede Jelinek quien, a lo largo de su trayectoria, no se ha librado de los violentos ataques de sus detractores, que han tildado su obra de pornografía barata y la han descalificado como una alternativa al verdadero arte. El Premio Nobel de Literatura con que la autora acaba de ser galardonada viene a poner punto final a la difamación y caza de brujas a las que Jelinek se ha visto sometida sin tregua en su país y despeja de una vez por todas las dudas que algún lector poco sensible o simpatizante del ultraderechista FPÖ de Jörg Haider pretendiera albergar respecto a la calidad de su literatura. Y es que los textos de Jelinek levantan ampollas: actúan como un revulsivo en aquellos que tienen la capacidad y el valor de reconocer la brutalidad de lo brutal o desatan las iras de los que se escandalizan ante la descarnada realidad y se empeñan en negar la evidencia de lo indecente por inconfesables razones.
La literatura de la autora austriaca queda muy lejos de ser políticamente correcta, porque lo políticamente correcto y el verdadero arte se excluyen por definición. Con sus temas pone el dedo en la llaga y remueve y ahonda en su interior hasta mostrar las entrañas sangrantes porque urge hacerlo. Sus textos son una constante denuncia de los valores patriarcales y machistas que dominan nuestra cultura, ejercidos por ellos y asumidos e interiorizados por ellas. En sus novelas parodia la novela rosa, desenmascara la mentira de las relaciones amorosas que no son sino un ejercicio cotidiano de violencia sexual, retrata sin tapujos la inquietante amargura de una vida cercenada para el amor, abocada al sadomasoquismo por causa de la tiranía que ejerce una madre autoritaria sobre su hija, critica con sorna el hipócrita comportamiento de la pequeña burguesía de los años cincuenta, arremete contra la evolución político-social de su país al que acusa de continuismo nacionalsocialista o desmitifica la falacia de los idilios provincianos. Igualmente implacable se muestra Jelinek en sus numerosas obras de teatro a cuya innovación también ha contribuido. Pero la buena literatura no consiste únicamente en escribir lo que reclama ser escrito, sino además en escribirlo bien. Y desde luego Elfriede Jelinek lo hace; conoce a la perfección las posibilidades de la lengua y la maneja con un virtuosismo rayano en la exquisita minuciosidad. El experimento lingüístico en el que se recrea pone de relieve la asombrosa capacidad del lenguaje para la violencia. Al contrario de lo que afirman algunos, su literatura es pura antipornografía precisamente porque muestra lo pornográfico de la vida. Jelinek ha creado un nuevo estilo a base del montaje asociativo, la original utilización del léxico, la provocadora combinación de registros, de ritmos y sonidos recurrentes, proverbios y muletillas. Este extraordinario y genial uso de la lengua por parte de una conciencia lúcida que airea sin remilgos la obscenidad cotidiana la ha hecho justamente merecedora del primer Nobel en la historia de la literatura austriaca. A pesar de la dificultad de la tarea, en español disponemos de la traducción de tres novelas de los años ochenta: Los excluidos, La pianista (Mondadori, 1992 y 1993 respectivamente) y El ansia (Cátedra, 1993) que sirven para hacer boca. Sin duda ahora veremos pronto traducido el resto de su obra.

(En: Quimera. Revista de Literatura)