Mostrando entradas con la etiqueta Pecadillos hispanos y alemanes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pecadillos hispanos y alemanes. Mostrar todas las entradas

26 de diciembre de 2009

BERTOLT BRECHT, CON MOTIVO DEL ANIVERSARIO DE LA CAÍDA DEL MURO DE BERLÍN

Este otoño, en que hemos celebrado el vigésimo aniversario de la caída del muro que dividió Berlín y las dos Alemanias desde agosto de 1961, me he acordado especialmente de Bertolt Brecht, que por su teoría y su práctica del teatro épico ha pasado a la historia de la literatura más como hombre de teatro que como poeta. Sin embargo Brecht fue también un fecundo poeta y aplicaba a su poesía una filosofía muy similar a la de su teatro: el efecto de distanciamiento (V-Effekt, Verfremdungseffekt).

Es generalizada la errónea creencia que Brecht eligió la zona de ocupación soviética -después República Democrática Alemana (RDA)- como país de residencia al regresar de su exilio norteamericano después de la Segunda Guerra Mundial. Pocos saben (¿o quizá nadie?) que no fue así. Durante mi estancia en Berlín con motivo de mi trabajo de investigación sobre Erwin Piscator, otro revolucionario hombre alemán de teatro, exiliado también en los EEUU y amigo de Brecht, me ocupé intensamente -en los archivos de la Academia de las Artes de Berlín (Akademie der Künste)- de la correspondencia que aquél había mantenido en el exilio. La Academia de las Artes de Berlín alberga una buena parte del legado de Piscator. La correspondencia entre ambos ponía de manifiesto que Brecht había solicitado la documentación necesaria para viajar a la zona de ocupación de los aliados occidentales -después República Federal de Alemania (RFA)-, y no a la futura República Democrática Alemana. Sólo que la documentación no llegaba y Brecht tenía mucha prisa por salir de los EEUU, donde la caza de brujas impulsada por el senador Joseph McCarthy lo tenía en el punto de mira. Brecht estaba siendo investigado e incluso había sido ya interrogado; tuvo que marcharse de un día para otro y, a falta de la documentación que él había solicitado y no le había llegado, lo hizo pasando por Suiza hacia la RDA. Bien es cierto que en la RDA le recibían con los brazos abiertos y le daban todas las facilidades para desarrollar allí su teatro.

En relación con todo esto y con la caída del muro creo que vienen muy a cuento estos dos breves poemas suyos de las Elegías de Buckow (Buckower Elegien):


DER RADWECHSEL (más abajo la traducción)

Ich sitze am Straßenhang.

Der Fahrer wechselt das Rad.

Ich bin nicht gern, wo ich herkomme.

Ich bin nicht gern, wo ich hinfahre.

Warum sehe ich den Radwechsel

Mit Ungeduld?



EL CAMBIO DE RUEDA

Estoy sentado al borde de la carretera,

El conductor cambia la rueda.

No me gusta el lugar de donde vengo.

No me gusta el lugar a donde voy.

¿Por qué miro el cambio de rueda

con impaciencia?

O éste otro, escrito con motivo de la represión ejercida por el gobierno de la RDA sobre el levantamiento obrero del 17 de junio de 1953, cuando los trabajadores se movilizaron por la subida de los precios:

DIE LÖSUNG (más abajo la traducción)

Nach dem Aufstand des 17. Juni

Ließ der Sekretär des Schriftstellerverbands

In der Stalinallee Flugblätter verteilen

Auf denen zu lesen war, daß das Volk

Das Vertrauen der Regierung verscherzt habe

Und es nur durch verdoppelte Arbeit

zurückerobern könne. Wäre es da

Nicht doch einfacher, die Regierung

Löste das Volk auf und

Wählte ein anderes?


LA SOLUCIÓN

Después del levantamiento del 17 de junio

el secretario de la Liga de Escritores

mandó repartir octavillas en la avenida de Stalin

en las que se podía leer que el pueblo

había perdido el favor del gobierno

y sólo podía recuperarlo

trabajando el doble. ¿Y no sería

mucho más fácil que el gobierno

disolviera el pueblo y

eligiera otro?

11 de agosto de 2009

Malentendido sobre una cita de Rilke

Según una referencia del filólogo Jaume Medina, que acaba de publicar un libro sobre los lazos entre Rainer Maria Rilke y la literatura catalana (El crepuscle de la poesia. Rainer Maria Rilke: un capítol de la història literària catalana, Lleonard Muntaner Editor, Palma (Mallorca), 2009, p. 29) el poeta catalán Carles Riba (Barcelona 1893-1959), en el prefacio de una antología ofrecida en homenaje a López Picó el año 1931, escribía: "La glòria, diu Rilke, és la suma dels malentesos que es creen al voltant d'un nom nou" ("La gloria, dice Rilke, es la suma de malentendidos que se crean alrededor de un nombre nuevo"). El mismo Medina remite a la estudiosa de Riba, Birgit Friese, quien afirma en su obra Carles Riba als Übersetzer aus dem Deutschen (Carles Riba como traductor del alemán), Frankfurt a. M., Bern, New York, Verlag Peter Lang, 1985, p. 233: "Dieses Zitat konnten wir trotz intensiver Suche nicht finden" ("A pesar de intensiva búsqueda no hemos podido encontrar esta cita").

Sea como fuere, lo más curioso es que actualmente este dicho -en el original alemán: "Ruhm ist nichts anderes als die Summe der Mißverständnisse, die sich um eine Person ranken"- pasa por ser de André Heller (Viena 1947), artista, escritor y cantante austriaco. Si Carles Riba lo cita en el año 1931 es absolutamente imposible que sea de Heller.

Habrá que seguir buscando la fuente en Rilke.


***
Añadido unas horas más tarde:
Bueno, pues parece que ya se resolvió el problema: Jaume Medina me acaba de mandar un correo en el que despeja la incógnita. Dice así:
"[...] des d'ahir sé el lloc exacte on es troba [la cita], perquè m'ho va dir un rilkeà vigatà (manlleuenc, per ésser més precisos): l'obra és "Rodin". Part I (1903): "Pues la gloria, finalmente, no es más que la suma de todos los malentendidos que se forman alrededor de un nombre nuevo". Cito per l'edició de Barcelona (Ediciones de Nuevo Arte Thor), 1987, p. 11. Com pots veure, el text es troba al primer paràgraf del llibre. [...]"
("[...] desde ayer sé el lugar exacto donde se encuentra [...] la cita, porque me lo dijo un rilkeano de Vic (de Manlleu para ser más precisos): la obra es "Rodin". Parte I (1903): "Pues la gloria, finalmente, no es más que la suma de todos los malentendidos que se forman alrededor de un nombre nuevo". Cito según la edición de Barcelona (Ediciones de Nuevo Arte Thor), 1987, p. 11. Como puedes ver, el texto se encuentra en el primer párrafo del libro. [...]")".
***
Por cierto, la cita alemana exacta, de Rilke, dice así:
"Denn Ruhm ist schließlich nur der Inbegriff aller Mißverständnisse, die sich um einen neuen Namen sammeln", en "Rodin", Teil I (http://www.textlog.de/3688.html)
Como se puede observar, hay algunas variaciones -mínimas- con respecto a la formulación más difundida, supuestamente de André Heller, pero es casi idéntica ("denn" vs. -, "schließlich nur" vs. "nichts anders als", Inbegriff "vs. "Summe", "sammeln" vs. "ranken"). La traducción de la palabra "Inbegriff" por "suma" me hace sospechar que Riba pensaba en una traducción francesa de la cita de Rilke. A saber si André Heller alemanizaría de nuevo la frase a partir del francés.
***

Visto lo visto habrá que sospechar de la autoría de este otro genial dicho, que también pasa por ser de André Heller: "Sie füllen uns mit Lehren, bis wir uns leer fühlen". El juego de palabras (füllen-fühlen / Lehren-leer) tiene su gracia en alemán, gracia que se pierde en la traducción: "Nos llenan de enseñanzas hasta que nos sentimos vacíos" o, mejor quizá, aunque respeta menos la letra pero mejor el espíritu: "Nos llenan de enseñanzas hasta que nos vacían".

11 de febrero de 2009

Vamos a considerar un "pecadillo", aunque perdonable, la expresión que utilizan los alemanes para referirse a algo que les resulta tan extraño como el garaje al pulpo. Tienen la expresión:

Das kommt mir spanisch vor

que, traducido literalmente, significa:
Esto me parece español (o me suena a español)

Claro que cada uno peca con quien le viene en gusto, porque ¿no decimos nosotros:

Esto me suena a chino?

Aunque no cabe duda de que lo nuestro tiene más perdón, porque no cabe duda de que China está más lejos.

BertolT Brecht, con "t" en el nombre de pila

Otro pecadillo, esta vez sólo de los hispanohablantes, consiste en escribir mal el nombre de pila de Brecht. Escriben BertolD, en lugar de BertolT, que es lo correcto.

Corríjanse los pecadores, porfa.

Un poema que muchos creen de Brecht, y que no lo es

Hay un poema, bastante conocido entre los aficionados a las letras -tanto españoles como alemanes-, que a menudo se atribuye a Bertolt Brecht y que no es suyo. La confusión es comprensible, porque la poesía tiene mucho de brechtiana, pero al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios. Y nunca mejor dicho, porque su autor es un pastor protestante antinazi, Martin Niemöller (1892-1984), que sufrió persecución y encarcelamiento por Hitler del 1937 al 1945.

Éste es el poema en alemán:

Als die Nazis die Kommunisten holten, habe ich geschwiegen;Ich war ja kein Kommunist.
Als sie die Sozialdemokraten einsperrten, habe ich geschwiegen; ich war ja kein Sozialdemokrat. Als sie die Gewerkschafter holten, habe ich geschwiegen; ich war ja kein Gewerkschafter.
Als sie die Juden holten, habe ich geschwiegen, ich war ja kein Jude.
Als sie mich holten, gab es keinen mehr, der protestieren konnte


Traducción al español (de Anna Rossell):

Cuando los nazis fueron en busca de los comunistas, callé; yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, callé; no era socialdemócrata.
Cuando fueron en busca de los sindicalistas, callé; yo no era sindicalista.
Cuando fueron en busca de los judíos, callé; yo no era judío
Cuando fueron a por mí ya no quedaba nadie que pudiera protestar por ello.