Domingo, 24. Febrero 2013

*
PRESENTACIÓN DE LORENZO SILVA Y CARLOS ZANÓN EN LA TERTULIA DE EL LABERINTO DE ARIADNA
ATENEO BARCELONÈS, 22-02-2003

por Anna Rossell

De izquierda a derecha, Anna Rossell, Lorenzo Silva, Carlos Zanón y Felipe Sérvulo (Ateneo Barcelonés, 22-02-2013)

No quiero caer en la tentación de hacer la clásica presentación al uso de enumerar las obras y cantar las excelencias de nuestros dos invitados de hoy, y no quiero hacerlo así por varios motivos: porque creo que una relación de obras, hechos y premios sirve poco a una verdadera presentación y por otro lado ello se encuentra con facilidad en cualquier fuente de información que tengamos a mano, otra razón es también que ambos tertulianos son lo suficientemente conocidos como para que lo que yo dijera resultara absolutamente superfluo. Por ello también puede ocurrir que, haciéndolo de otro modo, sea también conocido de muchos asistentes lo que diga, pero de algún modo me siento yo más cómoda en este otro formato y pienso que, a pesar de todo, el riesgo de aburrir a nuestro público será menor.
De modo que me remitiré sencillamente a algunos de los rasgos de ambos autores que a mí personalmente me han parecido más sugerente y que creo pueden servir de un punto de partida para conocer a estos dos grandes contertulios de hoy, de los que sé que son grandes conversadores y se presentarán mucho mejor a si mismos. Es a ellos a los que queremos oír hablar. Pido pues de antemano disculpas por tanto de lo que dejaré sin mencionar. Ahora sólo unas pinceladas, que quizás puedan servir para animar el coloquio después:

LORENZO SILVA:

Es autor de relatos, artículos y ensayos, aunque para el gran público es el autor de la serie de novelas policíacas que protagonizan los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro. Empezó su dedicación a la literatura en 1980, ha escrito varios relatos, artículos, ensayos literarios e históricos, varios libros de poesía, una obra dramática, un libro de viajes y veinte novelas, en las que predomina el género negro de la serie Bevilacqua y es comisario de diversos festivales de género negro nacionales e internacionales. Premio Nadal (2000) por El alquimista impaciente y ganador del Planeta 2012 por La marca del meridiano.

En tanto que es el género policíaco el nexo más común entre ambos contertulios, me referiré fundamentalmente a éste, y en mis pinceladas dejaré hablar sobre todo a los mismos autores:
Diré pues que, preguntado acerca de la relación entre las historias de sus novelas y la realidad social, Lorenzo Silva responde: “Pues creo que el género policíaco, que sucede necesariamente en la fractura es bueno para identificar sus causas y sus consecuencias. Tanto en España, una sociedad especialmente fracturada, como en cualquier otra. Eso sí, no es su misión dar soluciones, sólo crear estados de conciencia y contar buenas historias que ayuden a crearlos de forma amena. A partir de ahí, los ciudadanos y quienes los representen han de actuar.”

Acerca de si la literatura puede incidir en los cambios sociales, esto es, si la literatura –las palabras- pueden cambiar la realidad, Lorenzo Silva responde: “Algo aportan. Algunas palabras, mucho. Mahoma dictó el Corán, y cambió la vida de mil y pico millones de personas. Ahí es nada. […]. La palabra arma el pensamiento, la conciencia. El pensamiento y la conciencia arman la acción.”
Hay un gesto radicalmente revolucionario en esta respuesta. Hay una conciencia social en su gesto de escritor. También ha dicho: “[…], hacer literatura es indagar el mal. Me gusta indagar el mal, pero no para recrearme en él, sino para plantearme cómo puede evitarse, cómo se puede plantear una alternativa, algo que lo repare.”

Consecuentemente sus novelas policíacas reflejan la realidad social de su momento. Según sabemos, se plantea abordar en un futuro la lucha de la Guardia Civil contra el terrorismo, por ejemplo. Ya en La marca del meridiano asistimos al final de ETA.
Destacan en él la variación de registros utilizados. Al respecto Lorenzo Silva afirma: “[…]yo no creo que un escritor deba tener un registro. Cada historia tiene su registro, y el escritor debe adaptarse a ella, y no a la inversa. A mí me aburren los escritores que
suenan igual cuando cuentan una historia de gángsteres o una expedición al Kilimanjaro […]”.

Lorenzo Silva cree que el género negro, por el ingrediente de la intriga y por su amenidad en general es ideal para incentivar la lectura de jóvenes y no jóvenes.
Su obra, que fue finalista del Premio Nadal en 1997 'La flaqueza del bolchevique'  ha sido adaptada al cine por el director Manuel Martín Cuenca.

Lorenzo Silva y Noemí Trujillo han lanzado recientemente el sello editorial Playa de Ákaba. Nuestras felicitaciones por esta iniciativa y nuestros deseos de un largo y exitoso futuro.


CARLOS ZANÓN:

Él es también, como Lorenzo Silva, un autor de muchos registros, pues es poeta –género en el que ha obtenido diversos premios-, novelista, guionista y –en tanto que crítico literario- también ensayista. Pero dentro de la novela toca también más de un género, entre ellos el de la novela negra, un género que cultiva en común con su compañero de tertulia de hoy, Lorenzo Silva. Sus dos últimas novelas, Tarde, mal y nunca y No me llames a casa pertenecen a este género. A este apartado pues de su obra me referiré exclusivamente.

El hecho de que su escritura se plasme en registros tan diversos presupone gran facilidad en el paso de uno a otro y también, supongo, una posible tendencia a transgredir las fronteras entre ellos, lo cual hace especialmente interesante su escritura. Seguramente será por esto por lo que en alguna entrevista ha afirmado que “no me planteo el género como algo estanco sino como algo flexible y que puedo subvertir.” También a esta cualidad característica imagino que se debe su facilidad de pasar de un registro culto a uno popular. En relación con esto él afirma “Escribir fácil es siempre muy difícil! Hacer lo complejo, asimilable. El menos es más, es donde se pone a prueba el talento del escritor o músico. Tengo una visión muy pop de la cultura. Todo es válido para vertebrar mi literatura, desde lo culto a lo popular.”

Reconoce a Casavella entre sus referentes españoles y a Carver, Updike y Highsmith entre los extranjeros.

En su novela negra destacan especialmente las relaciones de pareja. Preguntado acerca de esto él ha dicho que, “en realidad, son el tema”.
Afirma también que “ 'El destino es el carácter'. […]. En mis novelas los personajes no pueden salirse de la tela de araña en la que están por su carácter, por sus sueños y sus ansias. […]. El abismo amoroso, el adulterio es la última aventura para el hombre urbano, invisible en la metrópoli.”

En relación con la visión de los personajes de la novela negra ha afirmado: “Todos somos buenos-malos en cierto modo. Somos incoherentes y contradictorios porque somos animales humanos, no dioses y entelequias. Somos corazón, cabeza y entrepierna. Somos vida y muerte. Mi visión es amoral y por tanto, humana. Los personajes buenos-buenos no existen y si existen no son literarios, son vidas de santos. Hay buenos torturados, buenos que se han sacrificado, buenos en conflicto. Eso sí. Los malos-malos sirven para Hollywood y para la política pero poco más.”
Del género negro él nos dice que proviene del western. Piensa también que “El género negro […]  permite mezclar y explicar una realidad donde la violencia ocupa en nuestras vidas un lugar esencial comunicativo.” De él Lorenzo Silva ha dicho que es “"el Jim Thompson español" por el tratamiento léxico de los escenarios urbanos y los personajes.

Con respecto a sus proyectos más o menos actuales en octubre de 2012 afirmaba: “Estoy con dos proyectos. Uno es otro estilo claramente y el otro siendo negra es un salto hacia no sé dónde porque quiero escribir una novela que conserve la intensidad y el latido del rock'n'roll.”
También una de sus novelas negras está siendo adaptada al cine.

Anna Rossell
*
*
Lorenzo Silva y Carlos Zanón dialogan sobre literatura, edición y piratería
28/02/2013

(Foto:)   
*
La última sesión de El Laberinto de Ariadna, celebrada el pasado viernes 22 de febrero en el Aula dels Escriptors del Ateneu [de Barcelona], tuvo como protagonistas dos reconocidos autores, que esa misma tarde formalizaron su ingreso como socios de la Asociación Colegial de Escritores de Catalunya: Carlos Zanón y Lorenzo Silva, si bien éste último intervino fundamentalmente como editor de la recientemente estrenada Playa de Ákaba.

La conversación, presentada por Anna Rossell y conducida por Felipe Sérvulo, abordó el papel y la condición del autor y el editor y permitió que los dos protagonistas expusiesen sus respectivos proyectos. Zanón leyó poemas incluídos en su antología Yo vivía aquí (1989-2012), editada precisamente por Playa de Ákaba. Zanón señaló que “la poesía me llegó de adolescente y me ha acompañado hasta ahora”. “Es una manera de ver el mundo”, añadió el autor, que además de la poesía también cultiva la narrativa.

Lorenzo Silva, una de las principales referencias de la literatura española actual y ganador del último premio Planeta, se refirió al hablar de Carlos Zanón como uno de los tres autores “de lo que sería la Santísima Trinidad de la narrativa española; los tres se llaman Carlos y son: Zanón, Castán y Soto; tres magníficos narradores con un excepcional mundo interior, que destacan por su originalidad, brillantez y capacidad para expresarse”.

El reconocido autor de la serie Bevilacqua y Chamorro habló de su nueva condición de editor, junto con Noemí Trujillo, en Playa de Ákaba, donde han abierto cuatro colecciones: poesía, narrativa, clásicos e infantil: “solo editamos libros que nos apasionan y nos gustan; esto solo tiene sentido con productos que te realmente te interesen”.

Los dos protagonistas, a propuesta de uno de los asistentes, dialogaron sobre las tendencias digitales del mundo editorial y el daño causado por la piratería. Zanón afirmó tajantemente: “la cultura no es gratis y hay que actuar de una vez por todas ante las descargas ilegales”.
Silva, por su parte, se mostró muy crítico con el exceso de tolerancia que existe en España ante la piratería, las descargas ilegales y el negocio que se ha generado alrededor: “es posible ser implacable y eficaz ante esto. ¿Quién creía que en España no se fumaría en ningún local? Pues no ha sido tan difícil ponerlo en práctica, solo se necesitaba una ley y aplicarla. Con la piratería pasa lo mismo”. El autor de La flaqueza del bolchevique auguró un desastre en el mundo literario si las editoriales continúan perdiendo dinero por la piratería: “gracias a los beneficios que generan los Ken Follet y otros best seller, las editoriales editan a quincenas de autores noveles; si estos beneficios desaparecen o se reducen considerablemente, muchos de estos autores nunca tendrán la oportunidad de editar”.

Publicado en: http://www.acec-web.org/spa/oo.asp?art=910

Etiquetes: